Comprende todas las actividades requeridas y necesarias para regularizar las cuentas asignadas por cada cliente, en el menor tiempo posible. Un equipo de ejecutivos de cobranza, enfocados en un adecuado manejo de compromisos y fechas, nos permite manejar un programa de seguimiento y pagos en forma eficiente. La cantidad de acciones estarán determinadas por el resultado y por los compromisos que se establezcan con los deudores. Los tenores de las mismas estarán predefinidos en scripts donde se regula:

Qué se debe decir
De qué forma se quiere que se diga (orden de los argumentos).
Qué cosas no se pueden decir.

Es importante destacar que las gestiones a realizar serán telefónicas, escritas, visitas de presión (dentro del marco legal) o inclusive visitas de ubicabilidad. Además en caso de ser necesario, se dispondrá de un equipo de ejecutivos de terreno que realizarán retiros de pagos con el propósito de asegurar la cancelación, con esto se evita que el deudor eluda su compromiso. Durante todo éste proceso se emiten informes, estadísticas y se realizan reuniones periódicas, para evaluar la cartera asignada y tomar decisiones de forma proactiva. El objetivo principal de esta etapa es evitar llegar a un proceso judicial que puede ser demasiado extenso y oneroso.